Los caminos del azul: Visita a Sevilla

Los caminos del azul: Visita a Sevilla

Viernes 1 de abril de 2016.

Alumnado y profesorado del Centro realizamos nuestra visita a Sevilla.

Andalucía goza de un rico patrimonio cerámico, fruto de una dilatada historia que se remonta al Neolítico, pero que tiene una relevancia grande en la época musulmana. Desde entonces, con esas viejas raíces, se desarrolla una cerámica mudéjar que convierte al azulejo en protagonista, coincidiendo con el auge del comercio marítimo hacia las tierras americanas.

Realizamos esta visita en el marco del PROGRAMME ERASMUS+ / PARTENARIATS STRATEGIQUES

Project n° : 2015-1-FR01-KA204-015265

Les chemins du bleu en Europe : transversalité des langages et transculturalité des apprentissages.

En pleno Renacimiento resurgen artífices que vuelven a producir en los no abandonados hornos árabes y cubren de esplendor iglesias, palacios y conventos.

Este riquísimo patrimonio ya está siendo investigado por especialistas, a los que nos queremos unir para continuar el trabajo con la creación de un gran catálogo de la Cerámica Andaluza  que hemos convenido en denominar Catálogo de cerámica andalusi.

Los retablos cerámicos son ejecutados principalmente por los pintores ceramistas, aunque en ocasiones por la complejidad de las obras participan también alfareros -cuando se utilizan piezas modeladas en relieve- y escultores. A veces estas tres tareas son realizadas por la misma persona, pero no es el caso más frecuente.

Desde los orígenes del retablo cerámico, los pintores ceramistas ejecutaban sus obras bien de forma aislada o agrupados en pequeños talleres. Salvo Niculoso Pisano en el siglo XVI y algunos autores posteriores, no acostumbraban a firmar sus obras, por lo que la mayoría de los azulejos pintados hasta mediados del siglo XIX podemos calificarlos como anónimos, salvo contadas excepciones en que se haya podido conservar el contrato de ejecución o constatar alguna marca a modo de firma.

 Desde la recuperación de la cerámica artística y decorativa a finales del siglo XIX (ver el capítulo de Historia) los pintores cerámicos van a cobrar un protagonismo que hasta ese momento no habían tenido, quizás por la propia infravaloración de su actividad, considerada por muchos como arte menor. Hacia 1890 empezamos a encontrar las primeras firmas personales en la parte inferior de sus obras, así como las de las primeras fábricas que se van creando, con una producción diversificada que abarca desde los retablos cerámicos hasta la construcción y decoración.

Coexisten en este periodo de la primera mitad del siglo XX pintores cerámicos con buena formación académica en las escuelas de Bellas Artes y los que aún empezando como aprendices casi de niños fueron toda su vida pintores "de batalla" para ganar su salario. Incluso algunos, en épocas duras de la economía, iban a pintar a otros talleres o fábricas en horario adicional a su jornada laboral para ganar un sueldo extra, o pintando al óleo, faceta que casi todos los ceramistas cultivan. En otras ocasiones serán licenciados en Bellas Artes los que se adentrarán en la cerámica como un medio rápido de abrirse camino en su carrera, o pintores más o menos consagrados que realizarán bocetos que luego pintores ceramistas anónimos harán realidad. En algunas ocasiones hasta aparece su firma aunque solo sean responsables del dibujo o diseño.

Dueñas, alegre, cosmopolita y fusión de estilos, refleja perfectamente la personalidad de Cayetana de Alba.

En el nació Antonio Machado y el Marqués de Griñon

Tiene 12 jardines, 10000 metros cuadrados de zona verde en el corazón de la ciudad. Más de treinta habitaciones, dos comedores, una capilla, biblioteca, sala de baile flamenco y una piscina.

Entre su arboleda adelfas, granado, naranjos, cañas de bambú, ficus con más de trescientos años, lima (árbol del que la duquesa toma su zumo diario).Todas las habitaciones se utilizan y todos los objetos y figuras han sido escogidos por la duquesa personalmente.El limonero de los versos de machado se conserva en uno de los jardines y lo recuerda un azulejo trianero.

La duquesa desayuna diariamente zumo de lima, del fruto de uno de sus árboles.

El sevillano Palacio de Dueñas es donde se casará la duquesa de alba y donde vivirá con Alfonso Diez. Se lo ha dejado a su nieto primogénito Fernando Fitz-James Stuart y Solís (Madrid, 1990), y primogénito del actual heredero de la Casa de Alba, Carlos Fitz-James Stuart.

El joven, de 21 años, será propietario de un palacio donde nacieron Antonio y Manuel Machado y el Marqués de Griñón, con superposición de patios, estilos y edificios del siglo XVI, y en el que vive habitualmente la duquesa .Este palacio no integra el enorme patrimonio de la casa ducal , ya que era propiedad personalísima de Cayetana , que la heredo directamente de su abuela materna.

Ubicado en el centro histórico de Sevilla, ante Las Dueñas se repite cada año un rito mágico de la Semana Santa: el cante de la saeta de Antonio Machado al paso del Cristo de los Gitanos. En este palacio la duquesa celebro su primer matrimonio, se caso su hijo Cayetano y celebro su boda Eugenia y Fran Rivera. En 2010, la Junta de Andalucía inscribió 1.425 bienes de Las Dueñas en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, entre ellos obras de Bassano, Luca Giordano, Sofonisba Anguisola, Annibale Carracci, Sorolla, Zuloaga o Romero de Torres, que ya no podrán salir de Sevilla salvo que reciban la autorización de la Administración andaluza.

Al margen de la sorpresa que depara el hecho de que la finca de las Dueñas, con sus 9.452 metros cuadrados y por la que la duquesa siente un apego especial, haya ido a parar a uno de sus nietos, sigue siendo una decisión acorde con la tradición: el palacio sevillano conserva el vínculo con el futuro jefe de la Casa de Alba si todo sigue un curso lógico.

Carlos Fitz-James Stuart (Madrid, 1948), primogénito de la duquesa y su primer marido, Luis Martínez de Irujo, recibirá adherido al título todo un paquete: la Fundación Casa de Alba (con sus palacios de Liria y Monterrey, entre otros), la colección de medio centenar de ducados, marquesados, condados y grandezas y la responsabilidad de preservar el legado histórico y monumental. Al margen de esto, su madre le ha donado fincas rústicas -entre ellas, uno de los mayores latifundios de Córdoba, en El Carpio- y casas en alquiler. El duque de Huéscar, que se licenció en Derecho en la Universidad Complutense, trabaja desde hace años codo a codo con su madre en la gestión de patrimonio. Es el vicepresidente de la fundación y participa en casi todas las empresas de la aristócrata (Inversiones Princesa, Eurotécnica Agraria, Euroexplotaciones Agrarias, Agrotecsa, Agralsa y Castrofresno).

El Palacio de Dueñas, el que la Duquesa de Alba considera como "su hogar", se encuentra en la calle Dueñas de Sevilla, y lleva este nombre por dicha calle en la que se encontraba el Convento de Dueñas donde ingresaban las damas de la aristocracia.

En estos escenarios reales se ha rodado la serie "la Duquesa" . Aunque la fachada del palacio con el escudo de la casa es de sobras conocida, cruzar la verja no está alcance de todos, por primera vez conocemos los jardines y habitaciones del palacio e incluso entramos hasta la cocina de la casa de Alba, que ha sido inspiradora de un libro de la periodista Eva Celada sobre Gastronomía. La duquesa de Alba se dedica personalmente de su perfecto mantenimiento que luce mas que nunca llegada la primavera sevillana. En esta casa es donde la duquesa y Alfonso Diez estan viviendo mayoritariamente su historia de amor que ya ha cumplido tres años..

Esta es la casa que le da vida a la duquesa de Alba y en la que guarda el recuerdo de su puesta de largo, su primer noviazgo, la celebración de su primera boda, y los años felices vividos junto a su segundo marido Jesus Aguirre.

Mas recientemente tambien se celebraron aquí la puesta de largo de su hija Eugenia Martinez de Irujo, el bautizo del primogenito de su hijo Carlos y Matilde Solis, futuro heredero de la Casa de Alba y la boda de Cayetano Martinez de Irujo y Genoveva Casanova .

También en Dueñas,nacieron y vivieron su infancia los poetas Manuel y Antonio Machado, cuyo padre era administrador de los duques y por eso un azulejo trianero recuerda los versos del poeta "mi infancia son recuerdos …."y tambien nacio Carlos Falco, Marques de Griñon , Marques de Castelmoncayo y Grande de España .

Cerca de Dueñas, barrio emblematico de Sevilla tambien nacieron poetas y escritores como Gustavo Adolfo Becquer o Luis Cernuda, y comenzo a escribir sus novelas ejemplares y el quijote el autor universal Miguel de Cervantes.

Junto al limonero al que escribió Machado se encuentra una lima cuyo zumo toma a diario la Duquesa para desayunar. La lima es un cítrico que procede de Asia Tropical, es muy sensible al frío, más que el limonero, se le conoce como limero y fue introducido por los mulsulmanes en España

El Palacio es de origen Renacentista del sXVI y fue construido como casa solariega por los Pineda, combina de forma magistral los estilos mudéjar, gótico y renacentista. Destaca su maravilloso patio central con las habitaciones distribuidas entorno a él como prototipo de las casa andaluza En este Palacio se alojaba en sus estancias en Sevilla, la emperatriz Eugenia de Montijo , tía de los Alba, a quien recuerda hoy en el palacio un magnífico retrato de Winterhalter.

En la planta baja además de los salones hay una biblioteca, junto al Salón de Baile en el que la Duquesa bailaba flamenco diariamente hasta hace unos años y una capilla, en la que se escucha misa todos los Domingos. "es una palacio vivo, se utiliza completamente"-comentan las personas de servicio—.

Cuatro jardineros se ocupan de mantener los 12 jardines con los que cuenta distribuidos en 10.000 metros cuadrados de zona verde, en el corazón de la ciudad. Entre los árboles Adelfas, Granados, Naranjos, Caña de Bambú, Manzano Chino, Ficus milenarios y una original variedad brasileña que trajeron los hijos de la Duquesa de un viaje y se ha convertido en el árbol más exótico de palacio. También hay una piscina en la parte posterior, una antigua alberca que conserva el encanto de las casas de campo.

La cocina de la casa de Alba , decorada con utensilios de cobre ,perfectamente abrillantados, ha sido inspiradora de un libro escrito por la periodista Eva Celada.

La Duquesa es una mujer sencilla en sus gustos gastronómicos, adora el gazpacho del que se hacen en su casa veintitantas variedades, las ensaladas y verduras y el pescado. No le gusta mucho la carne, aunque come pollo y es una amante de las pastas y arroces. Los guisantes no le gustan nada pero sí el salchichón(el fue catalán) y el queso. La tortilla de patatas y las " papas aliñás" están entre sus preferencias.

El perejil y la mostaza le encantan, así como los espárragos blancos que en temporada come casi a diario.

El palacio además cuenta con una importantísima colección de tapices, el más importante está en la escalera principal y de ese existen seis en todo el mundo, tres de ellos están en EEUU y otro pertenece al Duque de Feria.

Otra de las grandes aficiones de Cayetana es el coleccionismo de figuras, elefantes y todos los objetos que se encuentran en el Palacio han sido escogido personalmente por la Duquesa y la disposición y colocación de los mismos es supervisados personalmente por ella. Carteles taurinos, de las fiestas de la primavera y numerosas fotografías forman parte también de los recuerdos de su interesante vida.

Dueñas, alegre, cosmopolita y fusión de estilos, refleja perfectamente la personalidad de Cayetana de Alba.

El Palacio de las Dueñas fue levantado entre los siglos XV Y XVI y es una de las principales casas históricas de la ciudad, de gran valor arquitectónico y también artístico por su valioso contenido. El palacio fue fundado por la familia Pineda, quienes lo tuvieron que vender en el año 1484 a Doña Caalina de Ribera por necesidades acuciantes de dinero: debían pagar un rescate por don Juan de Pineda, hecho prisionero por los moros. El inmueble pasó a ser propiedad de la Casa de Alba tras el matrimonio de la V Marquesa de Villanueva del Rio con el IV Duque de Alba.

Su nombre se debe al monasterio de Santa María de las Dueñas, que en 1248 se conocía como Compañía de Dueñas y cuyas monjas se encargaban de dar servicio a reinas y esposas de los reyes San Fernando y Alfonso X el Sabio. Este edificio se encontraba en la periferia y fue destruido en 1868.

El palacio se compone de un conjunto de patios y edificios.

Su estilo abarca desde el goico-mudejar hasta el renacentista, conteniendo muestras y detalles con toques sevillanos en sus ladrillos, tejas, azulejos, encalados y ceramicas. Posee el típico patio andaluz, al igual que la Casa Pilatos, y predominando los grandes espacios, mostrando así lo majestuoso de su conjunto.

En la entrada al palacio se puede observar el escudo del ducado de Alba en azulejo de fabricación trianera del siglo XVII o XVIII, en el arco principal.

Detrás del jardín que se encuentra a continuación entramos en un patio rodeado de arcos con columnas de mármol blanco, sujetan pilastras con adornos plaerescos que presentan un friso plateresco también. Encima de esta galería se construyó otra con arcos de estilo mudéjar.

El arco situado al oeste del patio en las galerías bajas da acceso al edificio que se utilizó como capilla del palacio, también es de estilo plateresco. El altar mayor de la capilla contiene varios azulejos con reflejos metálicos, típicos de la cerámica sevillana del siglo XVI.

Subiendo a la planta alta del palacio predomina un salón cuyo techo es de forma octogonal de aljarfe dorado, se asienta sobre un arrocabe con pintura al estilo renacentista.

Ha sido reformado durante los siglos XVIII y XIX.

Uno de sus principales atractivos es la importante colección artística y decorativa que contiene, que según un inventario de la Junta de Andalucia asciende a 1.425 piezas, entre obras de arte, muebles y demás objetos antiguos, todos estos bienes han quedado sujetos a la legislación andaluza, que prohíbe su venta y obliga a mantenerlos unidos en el palacio.

Es importante el conjunto de arte español de los siglos XIX y XX (Mariano Benlliure, Federico de Madrazo, Sorolla, Zuloaga, Gonzalo Bilbao, Carmen Laffón), si bien Dueñas alberga algunas piezas anteriores: Jacopo Bassano (Los cacharreros), Sofonisba Anguissola, Annibale Carracci, Francesco Furini (La creación de Eva), Luca Giordano, Giovanni Paolo Pannini, José de Ribera, Francisco Antolínez, Joaquín Inza y una Virgen de Neri di Bicci (que preside el altar de la capilla). Son sólo una porción de la enorme pinacoteca perteneciente a esta familia, cuyas principales joyas se guardan en Madrid, en el Palacio de Liria.

Dueñas acumula así mismo abundantes muebles de época, cerámicas, tapices y un largo etcétera de objetos decorativos. Se conserva además un dibujo a la acuarela realizado por Jackie Kennedy durante una de sus estancias en la década de 1960.

En el muro de entrada, una placa indica que en una de las dependencias que alquiló el administrador del duque a los padres de Antonio Machado, nació y vivió su infancia el poeta, y así lo plasma en uno de sus escritos:

"Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla, y un huerto claro donde madura el limonero; mi juventud, veinte años en tierras de Castilla; mi historia, algunos casos que recordar no quiero."

A principio del siglo XX la familia del ingeniero y marqués Guglielmo Marconi, inventor del telégrafo sin hilos, disfrutó de hermosas veladas que organizaban los Duques de Alba en el palacio.

En nuestro itinerario también se incluyó la visita al Museo de Bellas Artes, Museo arqueológico y Museo de Artes y costumbres populares de sevilla.

Finalizamos en la Plaza de Espàña en la que disfrutamos de un bonito atardecer.

Un viaje para recordar, intenso y maravilloso

 

Le bleu Actualidad

Más